top of page

¿Por qué las notas sí importan?

Actualizado: 21 dic 2022

A veces me encuentro a madres consolando a sus hijos o hijas ante un mal resultado diciéndoles que las notas no importan, que lo importante es que sean felices y que es más importante el esfuerzo.


Está bien valorar el esfuerzo y estoy de acuerdo en que es más importante ser feliz. Pero también es cierto que nadie es feliz, o no plenamente, con un mal resultado o con un suspenso. Es importante no hacer un drama por un suspenso porque realmente no pasa nada, nadie se muere por un suspenso. Pero hay muchas personas que les gusta tener un buen rendimiento y que son exigentes consigo mismas.


Entre el extremo de castigar y presionar por determinadas calificaciones elevadas y el extremo contrario de decir que da igual, debemos encontrar el término medio. Este punto estará en que cada persona se encuentre satisfecha con su trabajo. Habrá quien necesite un 10 para sentirse bien consigo mismo, y no entenderá que un 5 está bien porque para ellos es un fracaso. Debemos transmitirle que debe encontrar la forma de conseguir su objetivo de 10 sin dejarse la salud por el camino y sin entrar en ansiedad. Porque no siempre un 10 va acompañado de ansiedad. Son capaces de hacer un esfuerzo mayor para obtener esa sensación de gratificación de tener una excelencia. La nota no les define y son excelentes también con notas más bajas y al mismo tiempo son capaces de obtener la máxima nota, por tanto ,vamos a ayudarles.


Otras personas se encuentran satisfechas con un 7 y encuentran el equilibrio perfecto entre la cantidad de esfuerzo suficiente y el resto de actividades de su día a día. Quizás no les compense ese esfuerzo extra por esa extra que va del 7 al 10. Para estar personas está bien así. No es necesario meter una presión a mayores si esto es así.


Otras personas están satisfechas con un 5. ¿Será porque creen que no serán capaces de más o será porque tienen otras prioridades? Lo más importante es que se sientan capaces, que sepan que pueden hacerlo y que su autoconcepto sea adecuado a sus capacidades. A veces para un 5 hay un esfuerzo brutal y un número de horas importante. Esto deja una sensación de incapacidad y de frustración importante. Es un aprobado, pero con mal sabor de boca y con mala autoestima. Por eso las notas sí importan, porque me dicen si mi esfuerzo está bien o no, es decir, si yo estoy bien o no. Si hay un desajuste entre lo que quiero y lo que estoy consiguiente habrá frustración y malestar y esto se puede evitar.


A veces escucho que por eso es mejor no tener notas numéricas. Tampoco estoy de acuerdo. Una vez entregué un trabajo, que se me devolvió corregido, con muchas anotaciones y aclaraciones sobre lo que yo había escrito. Se notaba que el profesor había leído con detenimiento mi trabajo y lo había comentado. Me quedé muy satisfecha por sus aportaciones y por el hecho de que su hubiera parado tanto con mis reflexiones. Sin embargo, me quedé sin saber si lo que había entregado estaba bien o no. No sabía si debía seguir por el mismo camino o hacer cambios en mi forma de abordar la asignatura. No sabía si todo lo que me había comentado era algo importante y eran errores graves o simples correcciones para perfeccionar lo que ya está bien. Una nota me hubiese orientado mejor. Porque un “lo puede hacer mejor”, puede ser un 7 o puede ser un 3, y no es lo mismo. Quizás el profe sea exigente y quiera más de mí, pero yo también tengo derecho a decidir si quiero dar lo que me exige el profe o puedo estar orgullosa con un 7. Si no tengo un dato objetivo tengo que quedarme con la valoración de otra persona y no puedo hacer mi propia valoración.


36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page